Publicada en

Estilo utilitario o WorkWear

Pantalones chinos rectos de lona, cazadoras trucker, sobrecamisas con bolsillos plastrón o pantalones cargo. Todas esas prendas que siempre asociaste al uniforme de trabajo ahora están de moda.

 

El estilo utilitario o el workwear

Es ese estilo práctico y fácil de vestir, es el estilo donde parece que no nos hemos esforzado a la hora de escoger la ropa siendo el workwear un gran aliado en el armario masculino y femenino. Es sencillo, no hay que pensar y, además, está socialmente aceptado. 

Firmas como Levi´s, Dickies y Carhartt, aunque ahora las vemos como “moda”, nacieron como fabricantes de uniformes y las tendencias se han encargado de “glamourizar” estos uniformes de trabajo por una cuestión meramente estética, no laboral.

En la industria del lujo, los vaqueros han sido una constante y, a partir de ahí, encontramos los chinos rectos de lona dura, cazadoras trucker, sobrecamisas con bolsillos plastrón o pantalones cargo (esos que llevan bolsillos a los lados a la altura de la rodilla). Todas esas prendas que siempre se han asociado al uniforme de trabajo de “campo” o de obreros, ahora están de moda.

¿Cómo llevar el estilo utilitario o Workwear?

Sus prendas son amplias, largas y generalmente rígidas. Las principales firmas de moda desde las de lujo hasta las más “fast fashion”, proponen el total look, es decir, el uniforme ortodoxo o más típico: chaqueta y pantalón de lona a juego o de un sólo color. Otras firmas optan por llevar una sola prenda de trabajo y combinarla con básicos, por ejemplo, una sobrecamisa, camiseta básica y unos jeans o vaqueros. También un pantalón tipo cargo con un jersey de cuello redondo o una camiseta blanca bajo una camisa con bolsillos en el pecho.

Para no parecer un saco de patatas el truco está en que las chaquetas, sobrecamisas, cazadoras vaqueras, etc. no te queden más largos en la muñeca. Pueden tener el hombro caído o incorporar grandes bolsillos, pero que las proporciones estén compensadas hay que arreglar la manga o darle una vuelta al puño, pero evita que sobrepase la muñeca.

Los pantalones, por su parte, deben encajar en la cintura y ser rectos, y mejor no dejarlos excesivamente cortos o largos, mejor si hay un pequeño quiebre al final del pantalón, justo cuando reposa sobre el zapato o la bota.

Publicada en

La guía definitiva para elegir el abrigo perfecto – Mujer

El caso de las mujeres es un poquito más complicado que en el caso de los hombres. Las mujeres deben aprender a escoger el abrigo según su tipo de Cuerpo

¿Qué debemos tomar en cuenta para escoger el abrigo según tu cuerpo?

A la hora de comprar un abrigo debemos considerar: el tipo de corte, color, el largo y el estilo

Según la altura y tipo de cuerpo

Podemos encontrar una clasificación muy sencilla, las mujeres altas y las mujeres bajas, pero también podemos considerar la forma del cuerpo, pudiendo ser reloj de arena, rectangular o cuadradas (rectas), triángulo, triángulo invertido y ovaladas.

Mujeres bajitas

El objetivo para una mujer que tiene este tipo de cuerpo es alargar la figura, por lo que debemos evitar a toda costa, cualquier prenda que agregue más volumen, porque el efecto será totalmente contrario. Tienes que evitar la ropa abultada por lo que es mejor escoger abrigos con las líneas verticales porque beneficiarán aún más tu figura.

Mejor decántate por llevar abrigos más bien cortos, a la cintura o tres cuartos, o sea, que llegue más abajo de las caderas sin llegar a las rodillas (a la mitad del muslo).

Si queremos alargar las piernas mejor es hacer énfasis en la cintura. Escoge algo entallado y con cinturón. Escoge abrigos con líneas de botones y que no sean muy anchos, porque favorecerá el efecto vertical y evita de botonadura doble.

Las telas muy pesadas aportan volumen y eso es lo que hay que evitar, entonces, mejor opta telas le den más movimiento al abrigo. Evita los ponchos y los abrigos oversize, porque te harán ver más pequeña y abultada.

Mujeres altas   

A una mujer alta cualquier diseño de abrigo le favorecerá. Podemos usar prendas largas para acentuar la largura o viceversa, un abrigo corto para recortar la largura. Es mejor resaltar lo que ya tienes.

Si eres alta con cuerpo tipo reloj de arena, puedes llevar un abrigo con cinturón y a las rodillas. A este tipo de cuerpo mejor optar por abrigos cruzados y con cierres en diagonal para recortar la largura, así que mejor evitar los abrigos de cierres verticales.

En cuanto a las mangas, mejor evitar las cortas y mejor si el abrigo es de tu talla. Los ponchos, gabardinas y oversize te quedarán super bien porque tienes el cuerpo para ello.

Mujeres delgadas o cuerpo recto

Una mujer que tiene el cuerpo recto hay que crearle curvas. El objetivo aquí es definir la figura, marcar la cintura y resaltar las zonas donde se quiera dar más volumen.

Para este tipo de cuerpo, las texturas y los colores le van muy bien. Puedes decantarte por abrigos ceñidos, que te marquen la cintura. Puedes agregar volumen en los senos, resaltando esta parte con telas estampadas y accesorios.

Los bolsillos a los lados harán que las caderas parezcan más anchas y los abrigos con pinzas y asimétricos también ayudan a crear más curvas.

 Mujeres con cuerpo redondeado

Una mujer con este tipo de cuerpo debe evitar todos los abrigos que le den mayor volumen a su cuerpo, por lo cual, mejor decantarse por os abrigos cortes clásicos y sencillos. También es bueno que te decantes por los colores más clásicos, los colores oscuros, como el negro y el azul marino.

Los abrigos entallados en la cintura ayudan a resaltar las curvas y mejor si el largo es por encima de las rodillas. Evita los muy largos, porque te harán parecer aún más grande de o que ya eres.

Escoge un abrigo que no tenga muchos adornos en el frente o de solapas muy anchas y evita los abrigos de doble botonadura porque te darán más volumen. Opta mejor por aquellos con cierre o cierre invisible. olvídate de los estampados porque darán la sensación de volumen, mejor que utiliza colores sólidos.

Mujeres con caderas grandes

Es el cuerpo típico de las mujeres cuerpo de pera, es decir, caderas anchas y espalda pequeña. El abrigo para este tipo de cuerpo debe potenciar la parte superior para disimular la parte inferior. Por ello, un abrigo cuello en “V” ayudará a resaltar la parte superior del cuerpo y por ende hará que la atención se centre en el rostro.

Los abrigos con corte en A, que no marcan la cintura, ayudarán a disimular el tamaño de las caderas y muslos. Cuando un abrigo tiene hombreras, trabillas o cuellos de pelos, éstos ayudan a dar volumen o potenciar esta parte del cuerpo.

Mujeres con hombros anchos y busto grande

En este tipo de cuerpo hay que disimular la parte superior del cuerpo, por lo que hay que evitar todo lo que la resalte o destaque en esa zona. Hay que acentuar la cintura y buscar formas redondeadas.

Los abrigos con hombreras no son lo más recomendaos y ya que tienes el busto grande mejor usarlo abierto y que no se vea por ningún lado algo apretado.

Si el abrigo se ajusta debajo de los senos tipo corte imperio, permitirá desviar la atención de esta parte. Los ponchos y capas, por tener un corte en A, ayudan a agregar volumen en las caderas.

Mujeres con cuerpo de reloj de arena

A este tipo de cuerpo todos los abrigos le quedan bien, así que le pueden ir los entallados, con cuello en V, con botones grandes, líneas dobles, cuellos con estructura. Si además eres alta, el corte en A te irá muy bien. No hay limitaciones con los accesorios tampoco.

Publicada en

La guía definitiva para elegir el abrigo perfecto – Hombre

La principal función de un abrigo es protegernos del frío, pero no hay que olvidar la elegancia. Así que, a la hora de adquirir un abrigo importan que sea caliente y que sea estiloso.

Un abrigo es una inversión a largo plazo

Por lo general, los abrigos, especialmente los de hombres, no pasan de moda, es decir, no sufren muchas variaciones con el cambio de temporadas, pero sí que están influenciados por las tendencias que vienen marcadas por los detalles, como los diseños cruzados, los de botonadura única, etc. Los abrigos largos y grises, azul marino o negro seguirán siendo piezas atemporales.

Precisamente por esta atemporalidad es que hay que invertir, sin miedo alguno, en un muy buen abrigo. Tengamos presente que, el abrigo es una prenda con mucho impacto en el estilo personal toda vez que es una capa exterior y precisamente por ser exterior, sufre los embates del tiempo, y el ajetreo del quita y pon, pasan factura.

¿Qué debemos tomar en cuenta a la hora de comprar un abrigo?

No cabe la menor duda que la calidad. El material en el que esté fabricado es el primer criterio de peso por el cual decantarnos por un abrigo u otro. Un abrigo debe repeler del frío (el principal enemigo), pero no es el único criterio que debemos considerar al comprar un abrigo.

El segundo criterio en la decisión de compra es obviamente, la función del abrigo. Tengamos presente que es realmente difícil encontrar un abrigo que sirva para todo, por lo que hay algunos diseños concretos que pueden funcionar en un plano formal y también en el informal, pero no todos los abrigos tienen por qué tener esa versatilidad, mejor uno para cada momento.

El tercer criterio en la decisión es, claro está, el estilo y tendencias. Cuando hablamos de formalidad las líneas atemporales son las que mandan. Aunque hay abrigos hermosos con estampados de cuadros, por ejemplo, no cabe la menor duda que los diseños lisos en colores clásicos, oscuros, siguen siendo difíciles de superar en cuestión de estilo.

En cuanto al corte, la tendencia está marcada por los abrigos XL, holgados y amplios, de talla superior a la que realidad tienes, o en su efecto, apostar por uno de medidas tradicionales. Ambas son válidas, pero quizás en lo que debes pensar es el contexto en el que más lo vas a utilizar y si puedes combinarlo con algo que ya tengas.

El abrigo y tu silueta

No todos los abrigos y sus diseños, aunque puedan ser hermosos, tienen por qué quedarnos y ajustarse a nuestro cuerpo. Hay abrigos para todos los cuerpos.

Si lo que buscas es un abrigo clásico, de vestir de toda la vida, los ‘overcoats’ son los indicados. Estos abrigos, hoy en día, ya no sólo se usan en al ámbito formal, sino que es posible combinarlo con looks más informales, como con deportivas y vaqueros. Los hay de botonadura simple o doble, estampados de cuadros o diseños lisos atemporales, y corte oversize o clásico.

Un abrigo para todo, que va con unos jeans o un traje son los diseños de tipo marinero, más cortos que los overcoats, y las parkas (para entornos lluviosos y ventosos). El trench o trenca lo es también, siendo los cierres y la capucha sus señas de identidad, pero no combate igual el frío. El trench, es una prenda más otoñal que invernal.

Los más informales de todos son los plumíferos, de diseños noventeros, estampados o lisos, oversize o más ajustados; y también los abrigos largos de cuero tipo Matrix, de estética futurista. También las chaquetas shearling, diseñadas en piel con detalles fabricados con borrego.

Reglas para escoger un abrigo

¿Cuántas abrigos necesitamos tener en nuestro armario? Los hombres, más jóvenes, cuya vida es más informal pueden llevar un abrigo tipo esquí o snowboard, que es una especie de chaqueta larga, en ocasiones con gorro, que se conoce como parka.

Los hombres más estilosos, tienen una variedad de abrigos mayor y para cada ocasión. La parka para actividades al aire libre, un mackinaw (heavy woolen blanket) para encuentros casuales; una gabardina o un abrigo simple, de los llamados “pea coat”, que puede ir encima de ropa casual. Sin embargo, no es necesario tampoco, llenarnos de abrigos. Podemos optar por uno casual y un abrigo tradicional.

El abrigo se caracteriza por: ser una pieza pesada, suele ir hasta el muslo o hasta el tobillo, y además tiene un cuello y solapas. Su principal beneficio es que ayuda a proyecta confianza y autoridad, realza la silueta del hombre, ensancha los hombros, alarga el cuerpo, y cubre algunas áreas problemáticas.

Su funcionalidad se basa en contar con una tela gruesa, puede protegerte de los elementos y mantenerte caliente durante todo el invierno y funciona cuando se usa para un evento casual, como formal. Te hace lucir bien parecido, es funcional y altamente adaptable. Los más aconsejables y estilosos son los abrigos tipo Swiss Army.

Una chaqueta de tipo ski es buena para actividades al aire libre y encuentros informales y hoy en día, puede ser usado para una amplia variedad de eventos: el trabajo diario en un trabajo profesional o una entrevista de trabajo ocasional; ir a un bar; restaurante; o ver una película; citas; salidas al café o al teatro; bodas o funerales en invierno; Navidad y la gala de Fin de Año.

Sin embargo, el abrigo es la pieza ideal para todas las ocasiones y es muy versátil. Es la única prenda que puede ir con todo: desde un suéter y jeans, un smoking y hasta con sudaderas con capucha.

El abrigo Swiss Army de pecho doble y sencillo

Un abrigo Swiss Army de pecho doble es más elegante y combina mejor con prendas como el traje. El abrigo de doble botonadura es una buena opción para usarlo en un lugar de trabajo conservador o en eventos más formales, pero debe ser utilizado siempre cerrado.

Mientras que el abrigo de pecho sencillo, clásico y es más versátil, y lo puedes usar con ropa formal y casual. Se lleva bien con un traje, un suéter o jeans, puede ir abierto, por lo que se puede usar para un look casual. El sencillo, por tener menos tela alrededor del abdomen, favorece más la figura y te hace lucir más delgado. Este tipo de abrigo es ideal para hombres bajos, ya que la variedad de doble botonadura tiende a hacerlos lucir todavía más cortos. Un abrigo de 3 botones es la forma más clásica. Los abrigos de 4 botones tienden a ser más formales.

Las solapas con ojal son típicas de los abrigos de pecho sencillo y son más informales y las solapas de pico se encuentran generalmente en abrigos de doble botonadura y son más formales. Un abrigo con cinturón no es muy elegante, y puede hacer que tu abrigo luzca cursi. Aunque las últimas tendencias, justamente, llevan cinturón pero amarrados por detrás.

Colores

Azul marino o gris en lugar del clásico negro, son una buena opción. El azul marino es serio, y se ve igual de bien tanto de día como de noche, mientras que el gris oscuro es una muy buena segunda opción. Y como tercera opción, bueno es apostar por un color camello.

Materiales – 100% de lana

El peso (1.8 kilos) y la durabilidad de las lanas al 100% son las ideales. Son cálidas, resistentes y pueden durar muchos años, siendo mejor los de lana que los de cachemira, porque, aunque la cachemira tiene un buen acabado, es atractiva, es suave, ligera y más caliente, no se adapta bien a los elementos.

Algunos abrigos también tienen una capa de microfibra sintética para brindar calor adicional, pero está bien y más que suficiente si es 100% lana.

Longitud de los abrigos – tres cuartos

Los abrigos masculinos llegaban hasta los tobillos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Y esto se debía a que los hombres pasaban más tiempo en el exterior y necesitaban un abrigo que mantuviera todo su cuerpo envuelto y cálido. Pero con la llegada del coche, los abrigos con telas largas se convirtieron más bien es un obstáculo para la conducción y para entrar y salir del coche.

En consecuencia, los hombres pasaban menos tiempo caminando en invierno, por lo que el calor adicional de un abrigo de mayor longitud no era tan necesario. Por ello, la longitud de los abrigos subió significativamente. Sin embargo, hoy en día, un abrigo largo ya no parece anticuado.

Lo más común son los abrigos de longitud de tres cuartos y su longitud puede variar desde la parte inferior de la rodilla hasta la parte superior del muslo, siendo la versión más elegante un abrigo desde 5 centímetros por encima de la rodilla hasta la mitad del muslo.

El abrigo largo hasta la rodilla te hace parecer más formal, mientras que uno más corto se ve cuadrado y corta por la mitad tu cuerpo.

El ajuste ideal – el abrigo no es una prenda slim fit.

Un abrigo no se ve bien si es demasiado pequeño u holgado (aunque la tendencia actual es la talla XL). No se trata de que te guste un poco más apretado o un poco más espacioso, se trata de que te quede perfecto ni grande ni pequeño.

Cuando compres un abrigo pruébatelo y asegúrate de usar el número máximo de prendas interiores que vas a usar cuando te pongas el abrigo, es decir, pruébalo con un traje, un suéter, una chaqueta deportiva; etc.

Fíjate en el ajuste del hombro porque es muy importante. Los hombros tienen que quedar encuadrados y ser cómodo cuando estás usando ropa más gruesa debajo o con prendas más delgadas. Otro aspecto es el cuello. El cuello del abrigo debe cubrir totalmente el cuello del saco del traje, y también deben tapar las solapas del traje.

Las mangas perfectas son 1.25 centímetros más largas que las mangas de un traje, es decir, las mangas del abrigo deben cubrir los puños de la camisa y las mangas de la chaqueta del traje (se extiende ligeramente más allá del hueso de la muñeca). En cuanto a la silueta, el abrigo debe cubrir muy bien tus caderas y trasero, sin ningún tipo de bultos incómodos y deformaciones.

Ahora con relación al cuerpo. Si al abrocharte el abrigo se forma una “X” llena de arrugas, eso quiere decir que es demasiado pequeño para ti. Por lo general, los hombres compran los abrigos una talla más grande que su traje, para dar espacio a las prendas usadas por debajo del abrigo, pero ya los fabricantes han pensado en esto, así que debes comprar tu talla como si fuera la talla de una chaqueta.

Por lo general, los abrigos de calidad, es decir, que esté bien hechos no son baratos. Pero debes pensar que se trata de una inversión a largo plazo. Recuerda que practicamente no hay variación de los abrigos durante las temporadas, varían muy poco,  por lo que muy difícilmente pasarán de moda.

Cuidado de los abrigos

Hay que cepillarlos después de usarlos, con una gamuza suave o un cepillo de pelusa, para eliminar la suciedad, pelusa, y otra materia orgánica, más aún todos aquellos abrigos que son oscuros como el negro o azul marino.

Debes colgarlo en un lugar fuerte y amplio, de madera, que pueda soportar el peso desde los hombros, pero, sobre todo, déjalo respirar antes de guardarlo en el armario, así evitarás que se concentren malos olores en él.
También asegúrate que cuelgue libremente para relajar las arrugas, y no quede arrugado al ser presionado contra otras prendas en el armario.

Si hay algún derrames y manchas, quítalas tan pronto puedas o inmediatamente. La mancha se puede retirar con agua fría y hay que evitar frotar porque podría ser peor. Lo mejor es llevarlo a la tintorería para que sean ellos los que apliquen la mejor fórmula. Siempre Lávalo en seco al menos una vez al año y nunca lo guardes sucio.

 

 

 

Publicada en

Las Medias Panties, su Protocolo y Etiqueta

La media panty es una prenda de punto, seda, nailon, que cubre el pie y la pierna hasta la rodilla o más arriba. Ha sido un objeto de seducción y de fantasías, y siempre han sido consideradas como una de las prendas más sexis del vestuario femenino. Las medias dan ese toque de elegancia a la mayoría de los looks, siendo unas de las prendas imprescindibles en el vestuario de las mujeres de hoy en día.

Cómo vestir unas medias panties de forma elegante

No hay un regla o norma escrita que indique cuándo llevar unas medias o no, pero lo que, si es cierto, es que las medias estilizan las piernas y aportan un plus de elegancia a la mujer y su mayor aporte es que las medias ayudan a disimular pequeñas imperfecciones de las piernas como cicatrices, varices, estrías o marcas. Las medias las puedes llevar diariamente o en ocasiones especiales.

Alrededor de ellas hay todo un mundo subjetivo. Hay mujeres que no se sienten cómodas medias mientras que a otras les parece mucho más femenino y seductor vestirlas.

Las medias más allá de lo estético y su efecto óptico

Las medias causan un efecto óptico que te puede favorecer o no, por lo que es bueno que tomes en cuenta ciertos criterios. Si quieres estilizar tus piernas y que se te vean más delgadas mejor las medias oscuras y finas. Las rayas verticales también estilizan y alargan las piernas.

Ahora si tus piernas son muy delgaditas y quieres lograr el efecto contrario, mejor las medias de tejidos más gruesos y colores más claros que aportarán mayor sensación de volumen a las piernas. Las rayas horizontales ensanchan, pero acortan y los estampados o bordados dan mayor volumen.

Las medias mate, sin brillo, dan una menor sensación de volumen. Las más brillantes dan una mayor sensación de volumen a las piernas.

Si quieres acortar tu figura, las medias pueden ser tu mejor aliado. Lo mejor es crear un fuerte contraste, por ejemplo, un vestido amarillo con unas medias rojas, o muy oscuras.

Ahora, si lo que quieres es alargar tu figura debes elegir un color similar al vestido o traje. Esto armoniza, hace un efecto columna y alarga la figura.

Otros criterios para el uso de una media

Clima o estación del año

Es importante saber la estación del año, pero es cierto que en países cálidos o en época de verano es muy raro ver a las mujeres llevando unas medias, excepto las mujeres cuyas profesiones llevan unas medias. Hay que recordar también que en muchos países tropicales se usa mucho el aire acondicionado por lo que calor no van a tener las mujeres cuando usen sus medias. Obviamente, en los meses más fríos o en el invierno, es mucho más frecuente ver a mujeres con medias y además gruesas.

El contexto

Bueno, no es lo mismo llevar unas medias para el trabajo que para un día de camping. Es importante saber a cuál evento vas a asistir, porque seguramente hay una diferencia en el vestir cuando vas a un funeral o cuando vas a una fiesta, contextos además que determinaran el diseño de la media.

Medias y tipo de calzado

Hay que tomar en cuenta que las medias no van con todo tipo de calzado, como por ejemplo sandalias o el zapato tipo PEEP TOE, es decir, aquel zapato que tiene su punta abierta. Con zapato cerrado es diferente, pues éste permite el uso de diversos tipos de medias. Recuerda que mientras más finas más elegantes.

Medias con vestido largo o vestido corto

El largo de una falda o de un vestido condiciona el tipo de media a vestir. Una falda larga va mejor con una media panty unicolor y sin estampados, en muchos casos color piel (NUDE) o negras. Mientras que una tipo fantasía quedará mejor con una falda corta.

La etiqueta de la media panty

  1. Las medias pantys siempre tienen que estar estiradas, porque no hay nada más feo y antiestético que unas medias caídas, arrugadas y además pierde todo tipo de sensualidad. Con toda la variedad, desarrollo tecnológico y materiales de las medias, no hay derecho a llevarlas erradamente.
  2. Carreras, medias corridas o idas. Las medias tienden a estropearse con cierta facilidad y las más finas son las más delicadas y un pequeño tropiezo con una silla o con las mismas uñas o anillos al ponértelas son suficientes motivos para que se te vayan las medias. Hay que ponérselas con cuidado y delicadeza.
  3. Color. Combinar las medias es importante para no desentonar. Hay que procurar llevar un color o un tono según el tono de nuestra piel como los colores del vestido.

Publicada en

Polo Shirt o la Camisa de Polo (Parte 1)

¿Te aprecias de tener buen gusto? Pues un polo no debería faltar en tu armario.

Un polo es una de las camisas versátiles,  una prenda básica ideal para el verano y que puede llevarse tanto como vestimenta deportiva como ropa de ocio. Los polos se pueden combinar con muchos artículos de vestuario como los chinos, los pantalones cortos o shorts, con chaquetas o pantalones de telas seersucker y Madras. 

Breve historia

La historia y el origen del polo no es exacto, pero la mayoría cree que fue desarrollada originalmente en la década de 1920 por el tenista René Lacoste, mientras que otros afirman que su origen viene de mediados de 1800 en Manipur, India.

Al parecer, los soldados del ejército británico presenciaron un partido de polo por parte de los locales y la mayoría de ellos vestían camisas de manga larga hechas de algodón grueso con cuellos anchos, pero debido al calor y la incomodidad, comenzaron a colocar botones en el cuello de la camisa para evitar que se agitaran mientras los caballos galopaban. Cuando regresaron a Gran Bretaña, introdujeron el polo en su tierra natal en 1862.

Durante un viaje a Inglaterra en 1896, John E. Brooks, heredero de la mercería estadounidense Brooks Brothers, asistió a un juego de polo y notó los cuellos con botones en las camisetas de los jugadores de polo. Pensando que era una idea brillante, le comentó la idea a su abuelo, y comenzaron a crear una nueva camisa de vestir con un cuello con botones que hoy conocemos como la camisa de vestir con botones.

Cuando llegaron los años 20 , el diseñador y jugador de polo Lewis Lacey desarrolló un polo más liviano y con una imagen bordada de un jugador de polo en el pecho en su tienda en Buenos Aires.

Al darse cuenta de que el polo podría tener múltiples usos, especialmente debido a su cuello resistente al viento, el tenista Rene Lacoste diseñó el polo moderno como lo conocemos hoy en día y se dio cuenta de las ventajas de tener las mangas cortas; idea que obtuvo al enrollarse las mangas almidonadas de su camisa blanca de tenis de manga larga.

También quería una camisa sin botones, como era habitual en las camisetas de tenis de la década de 1920, por lo que se las quitó y se quedó con una camisa de manga corta que se podía poner sobre la cabeza. Adoptó un innovador punto llamado algodón piqué que permitió que la camisa fuera tejida a máquina, lo que la hizo mucho más duradera y liviana, esto hizo que la línea de polos Lacoste se hiciera famosa al instante. Aprovechó su apodo “El cocodrilo”, que obtuvo de su larga nariz y creó el logotipo de cocodrilo Lacoste.

René Lacoste llevó su camisa al Abierto de EE. UU. de 1926, e inmediatamente la camisa se convirtió en un elemento básico en el tenis y la ropa deportiva en todo el mundo.  El mundo del polo se dio cuenta y adoptó las mismas camisetas para usar en su juego. Para rendir homenaje a la idea de Lacoste, optó por nombrarlos polos en lugar de camisetas de tenis. El cuello abotonado ya no existía, y a los jugadores de polo les gustaban las camisas tejidas porque el cuello cómodo pero resistente podía levantarse, permitiéndoles más protección contra las quemaduras solares.

Para 1933, Lacoste comenzó su compañía, y el polo comenzó a venderse rápidamente internacionalmente a atletas y fanáticos de todo el mundo. Buscando nuevas oportunidades, Lacoste comenzó a vender camisas de diferentes colores y diseños, lo que condujo a la tendencia moderna de los polos audaces.  Fue en 1952, cuando el polo se popularizó, cuando se publicó una foto del presidente Dwight Eisenhower con un polo Lacoste en el campo de golf. Inmediatamente, los golfistas de todo Estados Unidos y del mundo comenzaron a usar el polo como parte de su atuendo de golf y los clubes de campo comenzaron a colocarlo en la lista aprobada de ropa de golf apropiada en sus códigos de vestimenta.

Un par de años más tarde, el tenista Fred Perry decidió hacer su propia versión del polo con el mismo diseño pero incorporando un logotipo que estaba cosido en la camisa en lugar de simplemente planchar. La camisa de Perry se hizo popular entre los adolescentes a mediados de la década de 1950 y pronto la camisa polo ya no era sólo una camisa deportiva, sino una camisa de moda para usar fuera del atletismo.

En Nueva York, como el polo era el deporte de la Realeza, Ralph Lauren decidió llamarlo simplemente “Polo“. El emblema del polo apareció por primera vez en trajes de mujer en 1971. Durante gran parte de la década de 1980 y 90, comenzó una guerra entre Lauren y Lacoste . Sin embargo, Ralph Lauren logró vencer a Lacoste y convertirse en la icónica camisa codiciada por los hombres de todo el mundo. A medida que los adolescentes de la década de 1950 crecieron, continuaron vistiendo sus polos como una opción de moda en la vestimenta.

Con el inicio de la industria tecnológica y la adaptación de ropa menos formales en los ambientes de trabajo, los polos comenzaron a usarse como ropa de trabajo estándar. El polo se incluyó en muchos uniformes comerciales y minoristas. Las empresas comenzaron a usarlas como un uniforme regulado para su personal con logotipos marcados en las mangas, el pecho, el cuello y la parte posterior de las camisas.

Publicada en

El Patiquín Venezolano vs el Dandy Inglés

¿Qué tiene que ver el patiquín venezolano con un dandy inglés?

Hace poco hablaba con una amiga y ella me dijo que yo parecía un patiquín, muy perfumadito, muy arregladito y estaba en lo cierto. De acuerdo con el Diccionario de Venezolanismos, es un joven de la ciudad, presumido en el vestir y en los modales; este término estuvo muy de moda en los años 50, es decir en la Caracas de antaño.

El origen de dicho término no está muy claro; aunque su primera aparición pública se remonta a El Cojo Ilustrado de finales del siglo XIX, (Caracas) (13): 202, 1 de julio de 1892.

Al parecer, la palabra patiquín proviene del italiano partiquino, que  significa actor de baja escala”. En el caso venezolano la palabra evolucionó a un joven que le da mucha importancia a su apariencia física y a su refinado lenguaje. Si quisiéramos encontrar un equivalente en ingles del término, podría ser dandy o un metrosexual.

el-patiquin-caraqueño-marck-and-markus

Según la descripción del Cojo Ilustrado a un patiquín se le distingue… a leguas por el talante, sombrero con el ala izquierda apuntada, sosteniendo una hermosa pluma, chaqueta azul con botones amarillos, pantalón metido por dentro de las botas, remedando las jacobinas, con cigarros, cepillos, peines

Con este adjetivo se definía al caballero que se vestía bien o con ropa elegante, educados, galantes y de cierta manera bohemios. También tiene la connotación de personas petulantes, presumidas en su vestir y modales. 

Así mismo, lo hace ver el famoso escritor venezolano Romulo Gallegos en su obra, Doña Barbara la Devoradora de Hombres, con su personaje Santos Luzardo:

“…Santos es un hombre de ciudad, educado en leyes, que llega de visita a Altamira…Entre el abogado patiquín y señorito, como le llaman al principio sus peones, desconfiados de la finura de Santos, y la salvaje doña Bárbara, se entabla una lucha sin cuartel…”
Publicada en

UNO DE LOS USOS DEL FRAC

el frac es el traje mas distinguido en la etiqueta masculina

¿Cuando los Embajadores deben usar obligatoriamente el Frac?

El Frac es el traje de máxima gala y debe ser llevado después de las 7 pm. Sin embargo, hay excepciones para su uso. Para la entrega de las Cartas Credenciales ante el Rey en España, los Embajadores deben vestir un Frac. La entrega de las Cartas Credenciales se hace solamente en la mañana.

¿When does the Ambassadors must use a Frac?

The Frac is the maximum gala suit and should be wore after 7 pm. However, there are some exceptions. For delivery of Credentials to the King of Spain, Ambassadors must wear a Frac. This act only occur in the morning.