Publicada en

Estilo utilitario o WorkWear

Pantalones chinos rectos de lona, cazadoras trucker, sobrecamisas con bolsillos plastrón o pantalones cargo. Todas esas prendas que siempre asociaste al uniforme de trabajo ahora están de moda.

 

El estilo utilitario o el workwear

Es ese estilo práctico y fácil de vestir, es el estilo donde parece que no nos hemos esforzado a la hora de escoger la ropa siendo el workwear un gran aliado en el armario masculino y femenino. Es sencillo, no hay que pensar y, además, está socialmente aceptado. 

Firmas como Levi´s, Dickies y Carhartt, aunque ahora las vemos como “moda”, nacieron como fabricantes de uniformes y las tendencias se han encargado de “glamourizar” estos uniformes de trabajo por una cuestión meramente estética, no laboral.

En la industria del lujo, los vaqueros han sido una constante y, a partir de ahí, encontramos los chinos rectos de lona dura, cazadoras trucker, sobrecamisas con bolsillos plastrón o pantalones cargo (esos que llevan bolsillos a los lados a la altura de la rodilla). Todas esas prendas que siempre se han asociado al uniforme de trabajo de “campo” o de obreros, ahora están de moda.

¿Cómo llevar el estilo utilitario o Workwear?

Sus prendas son amplias, largas y generalmente rígidas. Las principales firmas de moda desde las de lujo hasta las más “fast fashion”, proponen el total look, es decir, el uniforme ortodoxo o más típico: chaqueta y pantalón de lona a juego o de un sólo color. Otras firmas optan por llevar una sola prenda de trabajo y combinarla con básicos, por ejemplo, una sobrecamisa, camiseta básica y unos jeans o vaqueros. También un pantalón tipo cargo con un jersey de cuello redondo o una camiseta blanca bajo una camisa con bolsillos en el pecho.

Para no parecer un saco de patatas el truco está en que las chaquetas, sobrecamisas, cazadoras vaqueras, etc. no te queden más largos en la muñeca. Pueden tener el hombro caído o incorporar grandes bolsillos, pero que las proporciones estén compensadas hay que arreglar la manga o darle una vuelta al puño, pero evita que sobrepase la muñeca.

Los pantalones, por su parte, deben encajar en la cintura y ser rectos, y mejor no dejarlos excesivamente cortos o largos, mejor si hay un pequeño quiebre al final del pantalón, justo cuando reposa sobre el zapato o la bota.

Publicada en

Nail Art: los hombres se pintan las uñas

Nail art ¿Por qué los hombres se  pintan las uñas?

 

Pintarse las uñas nos es una novedad para los hombres. Desde épocas egipcias ya los hombres lo hacían y romanos  ya venían haciéndose la mani y pedí cura. Ya en el siglo XX los músicos de rock también las llevaron pintadas por muchos años.

Pero ya en el siglo XXI vamos por un  Look andrógino, donde es más común ver a hombres que pintan sus uñas, no siendo un mundo exclusivo para las féminas. Lo cierto es que el acercamiento al look andrógino es uno de los motivos. Pero hay otras razones para usar las uñas pintadas, más allá de la moda, y una de ellas es una noble causa.

¿Los hombres se pintan las uñas solo por una causa?

La idea surgió de Elliot Costello, un empresario australiano fundador de la organización YGAP. Durante un viaje que hizo a Camboya, el empresario conoció la historia de Thea, una niña que fue abusada física y sexualmente en un orfanato, donde vivió después de perder a sus padres, a los 8 años.

Thea le contó su historia mientras le pintaba las uñas de color azul brillante. El empresario quedó muy conmovido por la historia y de allí surgió la campaña Polished man, que impulsó su organización.

Además de visibilizar el maltrato, Polished Man también recalcaba que el 90% de los casos de abuso infantil son cometidos por hombres y por eso era necesario un cambio en el comportamiento y la forma en que se concebe la masculinidad.

¿Cómo empezó la moda?

Hace unos años, los actores Zac Efron y Chris Hemsworth compartieron sus primeras fotos en Instagram con las uñas pintadas, en ese momento eran parte de una campaña para apoyar la lucha contra el maltrato infantil. Sin embargo, y más allá de esta iniciativa, hay muchos hombres se pintan las uñas porque simplemente les gusta. Este estilo ha ganado terreno a medida que se retan los roles de género tradicionales en la sociedad y la moda.

Al adoptar estilos considerados femeninos, los hombres desafían los estereotipos y las convenciones establecidas sobre el género y además pintarse las uñas es una forma de enviar un mensaje de cambio a la sociedad. Esta nueva tendencia de pintar las uñas abre la discusión sobre los géneros y la concepción de masculinidad y es por eso por lo que cada vez está más de moda que los hombres se pinten las uñas.

¿Por qué se pintan la uña del dedo meñique?

Como hemos visto en la infografía, los hombres se pintan todas las uñas de negro, pero seguramente también has notado que algunos se pintan solo una de la uña del meñique.

En el marco de la campaña #PolishedMen, una uña pintada representa 1 de cada 5 niños que son víctimas de violencia sexual. Pintar esta uña es una manera de apoyar esta noble causa.

¿Por qué los hombres se pintan las uñas de negro?

Aunque quizás muchos elijan este color sólo por gusto, lo cierto es que el negro suele tener mucho que ver con los gustos musicales. El color de uñas negro se relaciona mucho con el estilo gótico o heavy metal, por eso es tan común en estrellas de rock.

¿Qué color de esmalte les gusta a los hombres?

El negro suele ser el color más común entre los hombres, pero Jared Leto, Johnny Deep, David Beckham o hasta a Brad Pitt, han aparecido con sus uñas pintadas de colores muy diferentes, como rojo, amarillo y hasta dorado.

¿Es normal que un hombre se pinte las uñas?

Evidentemente hay una tendencia a la normalización y hoy en día es totalmente normal que un hombre se pinte las uñas. Ya sea por rebeldía, curiosidad, audacia o por las más nobles causas, pintarse las uñas ahora es una costumbre tan normal como cualquier otra relacionada con la moda.

¿Es malo que un hombre se pinte las uñas?

No hay razón alguna para pensar que sea malo que un hombre se pinte las uñas. Ciertamente, todavía es raro ver a un hombre con las uñas pintadas debido a los estereotipos, pero solo hace falta entender los cambios como parte de la evolución de la moda. No hay nada de malo en que un hombre se pinte el pelo o las uñas de color. 

Bob Dylan lo dijo: “los tiempos están cambiando” asi que nada de gay, ni gótico, ni raro… 

Los hombres y el cuidado de las uñas

Además de la campaña Polished Man que surgió en 2016, y como hemos dicho, no hay una razón particular por la que un hombre se pinte o no las uñas. De hecho, cada vez son más los hombres que disfrutan de cuidar sus uñas con una mani y pedicura.

Hoy en día, los hombres están más abiertos a recibir consejos sobre la forma de las uñas, cómo cuidar sus manos, exfoliación, hidratación, masajes, cremas que las protegen del sol, limar y pintar. Y esta pintura va desde el más tradicional esmalte transparente y mate, al negro y los colores oscuros.

Ahora los chicos piden dibujos de flores, rayos, letras… se atreven hasta con el Pantone, es decir, pintar las uñas de distintas graduaciones y tonos de un color, pero no llegan a los colores más populares de las mujeres como  el rosa, nudes, rojo, granate. En pedicura lo chicos no les preocupa tanto el color como librarse de callos y durezas.

¿Y los hombres ejecutivos se pintan las uñas?

Aún no los hemos visto, pero sería muy raro cerrar un trato con ejecutivos de empresas muy importantes, con las uñas pintadas. Creo que le restaría un poco de seriedad. Además, ese ejecutivo es la imagen de la empresa, pues su imagen trasciende a él mismo.

Ahora otra cosita que siempre le digo a las chicas, si te vas a pintar las uñas, debes mantenerlas en perfecto estado, nada de uñas peladas, porque eso demuestra descuido y desdén.

Publicada en

El trench: el clásico que se reinventa al oversize o XL

El Trench o la Gabardina regresa con mucha fuerza esta temporada pero con una pequeña variante, es oversize o XL.

La gabardina o trench es una prenda exterior que se utiliza para resguardarse de la lluvia, pero tratándose de una prenda ligera y, en muchos casos, de tamaño oversize, la gabardina también puede adaptarse a climas más fríos a través de la superposición de capas. Cuando no se lleva con cazadoras debajo, puede abrigar tanto como una cazadora de cuero, con un jersey, hacer las veces de cárdigan, sobre un top o una camiseta, en los días un poco más templados. 

Pocas prendas perduran en el tiempo y saben adaptarse como un trench o gabardina, prenda que se ha convertido en uno de esos básicos tan importantes y atemporales como los vaqueros y la camisa blanca.

Sin embargo, eso no significa que siendo tan atemporal no sea inmune a la influencia de las tendencias y esta temporada su silueta clásica, sencilla y versátil se reinventa a proporciones, juegos entre feminidad y masculinidad y contemporaneidad.

La gabardina o trench ha pasado de sus orígenes clásicos a una versión más contemporánea que apuesta por siluetas relajadas y cortes oversize que vienen presididos de hombreras marcadas y largos casi hasta el tobillo, así que olvídate del cinturón apretado a la cintura, pero eso sí, siempre en colores neutros y sin demasiados aderezos.

El trench oversize y básico, es frecuente verla combinada con estilismos básicos como trajes, pero también con vaqueros y jersey, mezclados con chándal y zapatillas, pantalones estampados o camisas bordadas, aunque no llueva, porque la gabardina ya se puede descontextualizar de su tradicional clima lluvioso.

El trench, es la perfecta prenda de transición entre piezas más arregladas y otras más urbanas en un mismo look. Puedes llevar tu gabardina con los que desees. 

 

Publicada en

El Lenguaje de las Piernas

Posición de las piernas

Las piernas juegan un papel muy interesante en el lenguaje corporal. Al estar más alejadas del sistema nervioso central (el cerebro), nuestra mente racional tiene menos control sobre ellas y les permite expresar sentimientos internos con mayor libertad.

Cuanto más lejos del cerebro esté una parte del cuerpo, menor control tienes sobre lo que está haciendo.

lenguaje corporal piernas

En general el ser humano está programado para acercarse a lo que quiere y alejarse de lo que no desea. La forma como alguien sitúa sus piernas puede darte algunas de las pistas más valiosas sobre la comunicación no verbal ya que te estará señalando hacia donde quiere realmente ir.

El pie adelantado: el pie más avanzado casi siempre apunta hacia donde querrías ir. En una situación social con varias personas también apunta hacia la persona que consideras más interesante o atractiva. Si quieres que alguien de forma emocional sienta que le estás dando toda tu atención, asegúrate de que tus pies están encarados hacia él. De la misma manera, cuando tu interlocutor apunta con sus pies hacia la puerta en lugar de hacia ti es una señal bastante evidente de que quiere terminar la conversación.

Piernas cruzadas: es una actitud defensiva y cerrada que protege los genitales. En el contexto del cortejo, puede comunicar rechazo sexual por parte de la mujer hacia el hombre. En una situación social, que haya una persona sentada con brazos y piernas cruzados probablemente signifique que se ha retirado de la conversación. 

Sentado con una pierna elevada apoyada en la otra: típicamente masculina, revela una actitud competitiva o preparada para discutir; sería la versión sentada de exhibición de la entrepierna.

Piernas muy separadas: otro gesto básicamente masculino que quiere transmitir dominancia y territorialidad.

Sentada con las piernas enroscadas: en las mujeres, habitualmente significa cierta timidez e introversión.

Sentada con una pierna encima de la otra en paralelo: varios autores reconocen que en las mujeres puede interpretarse como cortejo al intentar llamar la atención hacia las piernas, puesto que en esta postura quedan más presionadas y ofrecen un aspecto más juvenil y sensual.

Publicada en

Gastrodiplomacia de Estado, de Empresa y en tu Casa

Gastrodiplomacia

Charles Maurice de Talleyrand, diplomático francés durante Napoleón afirmó:

“Tráeme buenos chefs y te conseguiré buenos tratados” y

Hillary Clinton: “la comida es la más antigua herramienta diplomática”.

Para los que creen que la diplomacia y el protocolo no tienen nada que ver con la gastronomía, el mismo Príncipe Alberto de Mónaco muy hábilmente afirma lo siguiente:

“Creo que la gastronomía desempeña un papel importante en política, ya que crea una situación política para el diálogo y el intercambio, y pienso que para la persona que recibe es importante crear una atmósfera con manjares de gran calidad y también vinos de gran calidad…cuando la gente comparte cosas buenas en una mesa las conversaciones se hacen mucho más fáciles y los intercambios son mucho más fluidos”. 

Es evidente que, la comida, desde los griegos, romanos y egipcios, pasando por el influyente Napoleón, constituye y contribuye al entendimiento y refuerza las relaciones entre los gobernantes. En la antigua Grecia ya Aristóteles argumentaba la importancia de las comidas colectivas con el fin de establecer un vínculo de solidaridad similar al de una familia… algo que cobraba especial importancia entre embajadores de ciudades rivales.

Gastrodiplomacia vs Diplomacia cultural

Gastrodiplomacia, es un tipo de Diplomacia Cultural, cuya premisa es ganar adeptos y corazones a través del estómago, y cuyo concepto de confunde muchas veces con el de Diplomacia Culinaria, que es el uso de la cocina y la comida como instrumentos para crear entendimientos interculturales, con la idea de mejorar la interacción y la cooperación entre los países.

Según los expertos, ambos conceptos se parecen, pero no son iguales. Sam Chapple-Sokol, define la diplomacia culinaria como el uso de la comida para crear entendimiento intercultural con el fin de mejorar las interacciones y la cooperación internacional, mientras que la gastrodiplomacia busca ejercer la influencia en Gobiernos extranjeros de manera indirecta, empleando la comida como medio para introducirse en sociedades foráneas y generar en ellas un mayor entendimiento de la cultura y gastronomía nacionales y, por ende, del país en su conjunto.

Por tanto, en la gastrodiplomacia los Gobiernos utilizan la comida como una manifestación cultural tangible fuera de las fronteras nacionales para promover su familiarización e intentar ganar adeptos en el exterior, lo cual ayuda a su vez, crear la MARCA PAIS.

Además, los países buscan al mismo tiempo incrementar su poder blando o soft power. ¿Qué es eso del poder blando? Es la habilidad para conseguir persuadir e incidir en la acción de otros países sin recurrir al uso de la fuerza, la coacción o favores económicos.

El concepto de gastrodiplomacia, ha venido popularizándose desde el año 2000, y no debemos olvidar que el mundo de las relaciones internacionales está cargado de significados, y la comida no escapa a ello.

Ya lo utilizó el presidente Franklin D. Roosevelt, cuando el Rey Jorge VI y la Reina Isabel le hicieron una visita oficial en 1939. En esa oportunidad el menú consistía en: una ensalada de queso helado con berros, sopa de cabeza de ternera y tortuga con palitos de pan de maíz y hasta perros calientes.

El menú no parece muy sorprendente y mucho menos delicioso, pero fueron unos muy buenos intentos de utilizar la comida como herramienta diplomática. Dice la prensa americana del aquel momento, que los reyes degustaron muy complacidos los perros calientes americanos y hasta repitieron. Toda esta experiencia fue la base para que los EE.UU utilizase, desde entonces, la gastrodiplomacia.

Fue a partir del mandato de Eisenhower cuando las comidas diplomáticas americanas se volvieron más elegantes, pero fueron los Kennedy quien lograron la sofisticación en esta materia y Jackie Kennedy era quien decidía lo que sucedía en la cocina y apostó por la comida francesa.

España no escapó a la gastrodiplomacia. En 1959 Eisenhower visitó oficialmente el país, y no faltó una cena de gala. Una vez que España incursiona en la democracia, y durante el mandato de Adolfo Suarez, el país entró en una frenética oleada de visitas oficiales de dirigentes extranjeros. Inicialmente, se contrataban los servicios de catering del hotel Ritz y del Restaurante Jockey, ya que Moncloa no contaba para entonces, de los servicios del Palacio Real.

Pareciera que estos conceptos son usados y aplicados solamente en el ámbito oficial, pero pueden perfectamente ser aplicados a su ámbito privado y más familiar, porque la comida y sentarse en una mesa es una de las mejores maneras de conciliar encuentros entre familiares, amigos y colegas del trabajo.

Consciente o inconscientemente, en nuestra casa hacemos gastrodiplomacia, y debemos pensar cómo sacar el mejor provecho de estos encuentros.

Úsalo como una herramienta para promover entre tus amistades y colegas, a tu país o región. Cada uno de nosotros al pasar nuestras fronteras, somos embajadores de nuestro país, y dar a probar nuestra gastronomía es un placer de Dioses.

La gastrodiplomacia en el ámbito de las empresas, es una herramienta de promoción de los productos locales, para extranjeros dentro del país o la incursión en otros mercados. Las empresas pueden perfectamente seguir el modelo de la diplomacia oficial y promover a su vez el turismo gastronómico.

Publicada en

La guía definitiva para elegir el abrigo perfecto – Mujer

El caso de las mujeres es un poquito más complicado que en el caso de los hombres. Las mujeres deben aprender a escoger el abrigo según su tipo de Cuerpo

¿Qué debemos tomar en cuenta para escoger el abrigo según tu cuerpo?

A la hora de comprar un abrigo debemos considerar: el tipo de corte, color, el largo y el estilo

Según la altura y tipo de cuerpo

Podemos encontrar una clasificación muy sencilla, las mujeres altas y las mujeres bajas, pero también podemos considerar la forma del cuerpo, pudiendo ser reloj de arena, rectangular o cuadradas (rectas), triángulo, triángulo invertido y ovaladas.

Mujeres bajitas

El objetivo para una mujer que tiene este tipo de cuerpo es alargar la figura, por lo que debemos evitar a toda costa, cualquier prenda que agregue más volumen, porque el efecto será totalmente contrario. Tienes que evitar la ropa abultada por lo que es mejor escoger abrigos con las líneas verticales porque beneficiarán aún más tu figura.

Mejor decántate por llevar abrigos más bien cortos, a la cintura o tres cuartos, o sea, que llegue más abajo de las caderas sin llegar a las rodillas (a la mitad del muslo).

Si queremos alargar las piernas mejor es hacer énfasis en la cintura. Escoge algo entallado y con cinturón. Escoge abrigos con líneas de botones y que no sean muy anchos, porque favorecerá el efecto vertical y evita de botonadura doble.

Las telas muy pesadas aportan volumen y eso es lo que hay que evitar, entonces, mejor opta telas le den más movimiento al abrigo. Evita los ponchos y los abrigos oversize, porque te harán ver más pequeña y abultada.

Mujeres altas   

A una mujer alta cualquier diseño de abrigo le favorecerá. Podemos usar prendas largas para acentuar la largura o viceversa, un abrigo corto para recortar la largura. Es mejor resaltar lo que ya tienes.

Si eres alta con cuerpo tipo reloj de arena, puedes llevar un abrigo con cinturón y a las rodillas. A este tipo de cuerpo mejor optar por abrigos cruzados y con cierres en diagonal para recortar la largura, así que mejor evitar los abrigos de cierres verticales.

En cuanto a las mangas, mejor evitar las cortas y mejor si el abrigo es de tu talla. Los ponchos, gabardinas y oversize te quedarán super bien porque tienes el cuerpo para ello.

Mujeres delgadas o cuerpo recto

Una mujer que tiene el cuerpo recto hay que crearle curvas. El objetivo aquí es definir la figura, marcar la cintura y resaltar las zonas donde se quiera dar más volumen.

Para este tipo de cuerpo, las texturas y los colores le van muy bien. Puedes decantarte por abrigos ceñidos, que te marquen la cintura. Puedes agregar volumen en los senos, resaltando esta parte con telas estampadas y accesorios.

Los bolsillos a los lados harán que las caderas parezcan más anchas y los abrigos con pinzas y asimétricos también ayudan a crear más curvas.

 Mujeres con cuerpo redondeado

Una mujer con este tipo de cuerpo debe evitar todos los abrigos que le den mayor volumen a su cuerpo, por lo cual, mejor decantarse por os abrigos cortes clásicos y sencillos. También es bueno que te decantes por los colores más clásicos, los colores oscuros, como el negro y el azul marino.

Los abrigos entallados en la cintura ayudan a resaltar las curvas y mejor si el largo es por encima de las rodillas. Evita los muy largos, porque te harán parecer aún más grande de o que ya eres.

Escoge un abrigo que no tenga muchos adornos en el frente o de solapas muy anchas y evita los abrigos de doble botonadura porque te darán más volumen. Opta mejor por aquellos con cierre o cierre invisible. olvídate de los estampados porque darán la sensación de volumen, mejor que utiliza colores sólidos.

Mujeres con caderas grandes

Es el cuerpo típico de las mujeres cuerpo de pera, es decir, caderas anchas y espalda pequeña. El abrigo para este tipo de cuerpo debe potenciar la parte superior para disimular la parte inferior. Por ello, un abrigo cuello en “V” ayudará a resaltar la parte superior del cuerpo y por ende hará que la atención se centre en el rostro.

Los abrigos con corte en A, que no marcan la cintura, ayudarán a disimular el tamaño de las caderas y muslos. Cuando un abrigo tiene hombreras, trabillas o cuellos de pelos, éstos ayudan a dar volumen o potenciar esta parte del cuerpo.

Mujeres con hombros anchos y busto grande

En este tipo de cuerpo hay que disimular la parte superior del cuerpo, por lo que hay que evitar todo lo que la resalte o destaque en esa zona. Hay que acentuar la cintura y buscar formas redondeadas.

Los abrigos con hombreras no son lo más recomendaos y ya que tienes el busto grande mejor usarlo abierto y que no se vea por ningún lado algo apretado.

Si el abrigo se ajusta debajo de los senos tipo corte imperio, permitirá desviar la atención de esta parte. Los ponchos y capas, por tener un corte en A, ayudan a agregar volumen en las caderas.

Mujeres con cuerpo de reloj de arena

A este tipo de cuerpo todos los abrigos le quedan bien, así que le pueden ir los entallados, con cuello en V, con botones grandes, líneas dobles, cuellos con estructura. Si además eres alta, el corte en A te irá muy bien. No hay limitaciones con los accesorios tampoco.

Publicada en

La guía definitiva para elegir el abrigo perfecto – Hombre

La principal función de un abrigo es protegernos del frío, pero no hay que olvidar la elegancia. Así que, a la hora de adquirir un abrigo importan que sea caliente y que sea estiloso.

Un abrigo es una inversión a largo plazo

Por lo general, los abrigos, especialmente los de hombres, no pasan de moda, es decir, no sufren muchas variaciones con el cambio de temporadas, pero sí que están influenciados por las tendencias que vienen marcadas por los detalles, como los diseños cruzados, los de botonadura única, etc. Los abrigos largos y grises, azul marino o negro seguirán siendo piezas atemporales.

Precisamente por esta atemporalidad es que hay que invertir, sin miedo alguno, en un muy buen abrigo. Tengamos presente que, el abrigo es una prenda con mucho impacto en el estilo personal toda vez que es una capa exterior y precisamente por ser exterior, sufre los embates del tiempo, y el ajetreo del quita y pon, pasan factura.

¿Qué debemos tomar en cuenta a la hora de comprar un abrigo?

No cabe la menor duda que la calidad. El material en el que esté fabricado es el primer criterio de peso por el cual decantarnos por un abrigo u otro. Un abrigo debe repeler del frío (el principal enemigo), pero no es el único criterio que debemos considerar al comprar un abrigo.

El segundo criterio en la decisión de compra es obviamente, la función del abrigo. Tengamos presente que es realmente difícil encontrar un abrigo que sirva para todo, por lo que hay algunos diseños concretos que pueden funcionar en un plano formal y también en el informal, pero no todos los abrigos tienen por qué tener esa versatilidad, mejor uno para cada momento.

El tercer criterio en la decisión es, claro está, el estilo y tendencias. Cuando hablamos de formalidad las líneas atemporales son las que mandan. Aunque hay abrigos hermosos con estampados de cuadros, por ejemplo, no cabe la menor duda que los diseños lisos en colores clásicos, oscuros, siguen siendo difíciles de superar en cuestión de estilo.

En cuanto al corte, la tendencia está marcada por los abrigos XL, holgados y amplios, de talla superior a la que realidad tienes, o en su efecto, apostar por uno de medidas tradicionales. Ambas son válidas, pero quizás en lo que debes pensar es el contexto en el que más lo vas a utilizar y si puedes combinarlo con algo que ya tengas.

El abrigo y tu silueta

No todos los abrigos y sus diseños, aunque puedan ser hermosos, tienen por qué quedarnos y ajustarse a nuestro cuerpo. Hay abrigos para todos los cuerpos.

Si lo que buscas es un abrigo clásico, de vestir de toda la vida, los ‘overcoats’ son los indicados. Estos abrigos, hoy en día, ya no sólo se usan en al ámbito formal, sino que es posible combinarlo con looks más informales, como con deportivas y vaqueros. Los hay de botonadura simple o doble, estampados de cuadros o diseños lisos atemporales, y corte oversize o clásico.

Un abrigo para todo, que va con unos jeans o un traje son los diseños de tipo marinero, más cortos que los overcoats, y las parkas (para entornos lluviosos y ventosos). El trench o trenca lo es también, siendo los cierres y la capucha sus señas de identidad, pero no combate igual el frío. El trench, es una prenda más otoñal que invernal.

Los más informales de todos son los plumíferos, de diseños noventeros, estampados o lisos, oversize o más ajustados; y también los abrigos largos de cuero tipo Matrix, de estética futurista. También las chaquetas shearling, diseñadas en piel con detalles fabricados con borrego.

Reglas para escoger un abrigo

¿Cuántas abrigos necesitamos tener en nuestro armario? Los hombres, más jóvenes, cuya vida es más informal pueden llevar un abrigo tipo esquí o snowboard, que es una especie de chaqueta larga, en ocasiones con gorro, que se conoce como parka.

Los hombres más estilosos, tienen una variedad de abrigos mayor y para cada ocasión. La parka para actividades al aire libre, un mackinaw (heavy woolen blanket) para encuentros casuales; una gabardina o un abrigo simple, de los llamados “pea coat”, que puede ir encima de ropa casual. Sin embargo, no es necesario tampoco, llenarnos de abrigos. Podemos optar por uno casual y un abrigo tradicional.

El abrigo se caracteriza por: ser una pieza pesada, suele ir hasta el muslo o hasta el tobillo, y además tiene un cuello y solapas. Su principal beneficio es que ayuda a proyecta confianza y autoridad, realza la silueta del hombre, ensancha los hombros, alarga el cuerpo, y cubre algunas áreas problemáticas.

Su funcionalidad se basa en contar con una tela gruesa, puede protegerte de los elementos y mantenerte caliente durante todo el invierno y funciona cuando se usa para un evento casual, como formal. Te hace lucir bien parecido, es funcional y altamente adaptable. Los más aconsejables y estilosos son los abrigos tipo Swiss Army.

Una chaqueta de tipo ski es buena para actividades al aire libre y encuentros informales y hoy en día, puede ser usado para una amplia variedad de eventos: el trabajo diario en un trabajo profesional o una entrevista de trabajo ocasional; ir a un bar; restaurante; o ver una película; citas; salidas al café o al teatro; bodas o funerales en invierno; Navidad y la gala de Fin de Año.

Sin embargo, el abrigo es la pieza ideal para todas las ocasiones y es muy versátil. Es la única prenda que puede ir con todo: desde un suéter y jeans, un smoking y hasta con sudaderas con capucha.

El abrigo Swiss Army de pecho doble y sencillo

Un abrigo Swiss Army de pecho doble es más elegante y combina mejor con prendas como el traje. El abrigo de doble botonadura es una buena opción para usarlo en un lugar de trabajo conservador o en eventos más formales, pero debe ser utilizado siempre cerrado.

Mientras que el abrigo de pecho sencillo, clásico y es más versátil, y lo puedes usar con ropa formal y casual. Se lleva bien con un traje, un suéter o jeans, puede ir abierto, por lo que se puede usar para un look casual. El sencillo, por tener menos tela alrededor del abdomen, favorece más la figura y te hace lucir más delgado. Este tipo de abrigo es ideal para hombres bajos, ya que la variedad de doble botonadura tiende a hacerlos lucir todavía más cortos. Un abrigo de 3 botones es la forma más clásica. Los abrigos de 4 botones tienden a ser más formales.

Las solapas con ojal son típicas de los abrigos de pecho sencillo y son más informales y las solapas de pico se encuentran generalmente en abrigos de doble botonadura y son más formales. Un abrigo con cinturón no es muy elegante, y puede hacer que tu abrigo luzca cursi. Aunque las últimas tendencias, justamente, llevan cinturón pero amarrados por detrás.

Colores

Azul marino o gris en lugar del clásico negro, son una buena opción. El azul marino es serio, y se ve igual de bien tanto de día como de noche, mientras que el gris oscuro es una muy buena segunda opción. Y como tercera opción, bueno es apostar por un color camello.

Materiales – 100% de lana

El peso (1.8 kilos) y la durabilidad de las lanas al 100% son las ideales. Son cálidas, resistentes y pueden durar muchos años, siendo mejor los de lana que los de cachemira, porque, aunque la cachemira tiene un buen acabado, es atractiva, es suave, ligera y más caliente, no se adapta bien a los elementos.

Algunos abrigos también tienen una capa de microfibra sintética para brindar calor adicional, pero está bien y más que suficiente si es 100% lana.

Longitud de los abrigos – tres cuartos

Los abrigos masculinos llegaban hasta los tobillos a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Y esto se debía a que los hombres pasaban más tiempo en el exterior y necesitaban un abrigo que mantuviera todo su cuerpo envuelto y cálido. Pero con la llegada del coche, los abrigos con telas largas se convirtieron más bien es un obstáculo para la conducción y para entrar y salir del coche.

En consecuencia, los hombres pasaban menos tiempo caminando en invierno, por lo que el calor adicional de un abrigo de mayor longitud no era tan necesario. Por ello, la longitud de los abrigos subió significativamente. Sin embargo, hoy en día, un abrigo largo ya no parece anticuado.

Lo más común son los abrigos de longitud de tres cuartos y su longitud puede variar desde la parte inferior de la rodilla hasta la parte superior del muslo, siendo la versión más elegante un abrigo desde 5 centímetros por encima de la rodilla hasta la mitad del muslo.

El abrigo largo hasta la rodilla te hace parecer más formal, mientras que uno más corto se ve cuadrado y corta por la mitad tu cuerpo.

El ajuste ideal – el abrigo no es una prenda slim fit.

Un abrigo no se ve bien si es demasiado pequeño u holgado (aunque la tendencia actual es la talla XL). No se trata de que te guste un poco más apretado o un poco más espacioso, se trata de que te quede perfecto ni grande ni pequeño.

Cuando compres un abrigo pruébatelo y asegúrate de usar el número máximo de prendas interiores que vas a usar cuando te pongas el abrigo, es decir, pruébalo con un traje, un suéter, una chaqueta deportiva; etc.

Fíjate en el ajuste del hombro porque es muy importante. Los hombros tienen que quedar encuadrados y ser cómodo cuando estás usando ropa más gruesa debajo o con prendas más delgadas. Otro aspecto es el cuello. El cuello del abrigo debe cubrir totalmente el cuello del saco del traje, y también deben tapar las solapas del traje.

Las mangas perfectas son 1.25 centímetros más largas que las mangas de un traje, es decir, las mangas del abrigo deben cubrir los puños de la camisa y las mangas de la chaqueta del traje (se extiende ligeramente más allá del hueso de la muñeca). En cuanto a la silueta, el abrigo debe cubrir muy bien tus caderas y trasero, sin ningún tipo de bultos incómodos y deformaciones.

Ahora con relación al cuerpo. Si al abrocharte el abrigo se forma una “X” llena de arrugas, eso quiere decir que es demasiado pequeño para ti. Por lo general, los hombres compran los abrigos una talla más grande que su traje, para dar espacio a las prendas usadas por debajo del abrigo, pero ya los fabricantes han pensado en esto, así que debes comprar tu talla como si fuera la talla de una chaqueta.

Por lo general, los abrigos de calidad, es decir, que esté bien hechos no son baratos. Pero debes pensar que se trata de una inversión a largo plazo. Recuerda que practicamente no hay variación de los abrigos durante las temporadas, varían muy poco,  por lo que muy difícilmente pasarán de moda.

Cuidado de los abrigos

Hay que cepillarlos después de usarlos, con una gamuza suave o un cepillo de pelusa, para eliminar la suciedad, pelusa, y otra materia orgánica, más aún todos aquellos abrigos que son oscuros como el negro o azul marino.

Debes colgarlo en un lugar fuerte y amplio, de madera, que pueda soportar el peso desde los hombros, pero, sobre todo, déjalo respirar antes de guardarlo en el armario, así evitarás que se concentren malos olores en él.
También asegúrate que cuelgue libremente para relajar las arrugas, y no quede arrugado al ser presionado contra otras prendas en el armario.

Si hay algún derrames y manchas, quítalas tan pronto puedas o inmediatamente. La mancha se puede retirar con agua fría y hay que evitar frotar porque podría ser peor. Lo mejor es llevarlo a la tintorería para que sean ellos los que apliquen la mejor fórmula. Siempre Lávalo en seco al menos una vez al año y nunca lo guardes sucio.

 

 

 

Publicada en

La Postura Corporal e Imagen Personal

La postura corporal es un ingrediente básico en la imagen personal y lo más importante es que la posición corporal incide en la confianza y la seguridad.

La postura corporal no solo afecta a lo que los demás piensan de nosotros, sino a lo que nosotros pensamos de nosotros mismos. Una postura erguida lleva a tener confianza y creer en los pensamientos positivos que tenemos, lo que sugiere que los pensamientos son influenciados por la postura.

Los militares, presidentes de países o de compañías, reyes y reinas son un buen ejemplo de la importancia postural. Por lo tanto, la postura corporal es un factor crucial de la imagen personal y forma parte de la comunicación no verbal.

A la hora de sentarse, la espalda debe estar recta, no solo porque es bueno para la columna vertebral, sino también porque da una mayor confianza, determinación y seguridad a los propios pensamientos. Se puede afirmar que una postura corporal muestra nuestra forma de ser y de vivir la vida, además es determinante a la hora de querer mostrar seguridad, firmeza, estabilidad, autoconfianza, etc.

Lo de la postura es tan importante que va más allá de aspecto físico, a tal punto que, al cambiar de una postura, se cambia la actitud.

Postura y Salud

Tu salud física puede verse afectada por conductas o hábitos que adquieres como la mala postura.  Una buena postura consiste en la alineación simétrica del cuerpo en torno al eje de gravedad (la columna vertebral) manteniendo la cabeza erguida, la pelvis centrada y las extremidades ubicadas de tal manera que el peso del cuerpo se reparta equitativamente.

La columna vertebral es el eje principal del sistema esquelético y presenta unas curvaturas que permiten la distribución apropiada del peso corporal y suele verse muy afectada por las posturas inadecuadas.

Consecuencias de una mala postura

Dolor lumbar

Suele darse cuando la persona permanece mucho tiempo sentada, con la espalda encorvada, o bien, cuando está mucho tiempo de pie con la pelvis en anteversión (cuando la pelvis se va hacia adelante).

Molestias en la zona central de la espalda

Estas molestias son comunes cuando la persona se sienta con una curva dorsal exagerada, con los hombros muy hacia el frente o, al estar de pie sacando barriga o por tiempo prolongado en esta posición.

Dolor en cuello y parte superior de los hombros

Sucede cuando hay un apoyo excesivo sobre las articulaciones de las últimas vértebras cervicales, por lo general cuando la persona se queda mirando al frente por tiempo prolongado.

Beneficios de adoptar una buena postura

Vale destacar que beneficia a nuestro cuerpo e incluso nuestra mente, pero ademas: 

Mejora la respiración

Aumenta la capacidad de los pulmones lo que, a su vez, contribuye a mejorar la circulación.

Previene el cansancio y fatiga crónica

Ya que mejora nuestra respiración, se optimizan las funciones del organismo, permitiendo así gastar energía de forma más eficiente, y promoviendo un buen estado de ánimo.

Previene lesiones, dolores musculares y problemas de columna

Una buena colocación del cuerpo, previene la aparición de dolores musculares, como el de lumbago, de cuello, y problemas a futuros, relacionados a la mala postura.

Genera armonía a nuestro organismo

Gracias a que favorece una mejor respiración, y a evitar dolores musculares relacionados, adoptar una buena postura, nos hace sentir bien y se evitan los problemas generados por una mala postura y tensión.

 

Publicada en

Las Medias Panties, su Protocolo y Etiqueta

La media panty es una prenda de punto, seda, nailon, que cubre el pie y la pierna hasta la rodilla o más arriba. Ha sido un objeto de seducción y de fantasías, y siempre han sido consideradas como una de las prendas más sexis del vestuario femenino. Las medias dan ese toque de elegancia a la mayoría de los looks, siendo unas de las prendas imprescindibles en el vestuario de las mujeres de hoy en día.

Cómo vestir unas medias panties de forma elegante

No hay un regla o norma escrita que indique cuándo llevar unas medias o no, pero lo que, si es cierto, es que las medias estilizan las piernas y aportan un plus de elegancia a la mujer y su mayor aporte es que las medias ayudan a disimular pequeñas imperfecciones de las piernas como cicatrices, varices, estrías o marcas. Las medias las puedes llevar diariamente o en ocasiones especiales.

Alrededor de ellas hay todo un mundo subjetivo. Hay mujeres que no se sienten cómodas medias mientras que a otras les parece mucho más femenino y seductor vestirlas.

Las medias más allá de lo estético y su efecto óptico

Las medias causan un efecto óptico que te puede favorecer o no, por lo que es bueno que tomes en cuenta ciertos criterios. Si quieres estilizar tus piernas y que se te vean más delgadas mejor las medias oscuras y finas. Las rayas verticales también estilizan y alargan las piernas.

Ahora si tus piernas son muy delgaditas y quieres lograr el efecto contrario, mejor las medias de tejidos más gruesos y colores más claros que aportarán mayor sensación de volumen a las piernas. Las rayas horizontales ensanchan, pero acortan y los estampados o bordados dan mayor volumen.

Las medias mate, sin brillo, dan una menor sensación de volumen. Las más brillantes dan una mayor sensación de volumen a las piernas.

Si quieres acortar tu figura, las medias pueden ser tu mejor aliado. Lo mejor es crear un fuerte contraste, por ejemplo, un vestido amarillo con unas medias rojas, o muy oscuras.

Ahora, si lo que quieres es alargar tu figura debes elegir un color similar al vestido o traje. Esto armoniza, hace un efecto columna y alarga la figura.

Otros criterios para el uso de una media

Clima o estación del año

Es importante saber la estación del año, pero es cierto que en países cálidos o en época de verano es muy raro ver a las mujeres llevando unas medias, excepto las mujeres cuyas profesiones llevan unas medias. Hay que recordar también que en muchos países tropicales se usa mucho el aire acondicionado por lo que calor no van a tener las mujeres cuando usen sus medias. Obviamente, en los meses más fríos o en el invierno, es mucho más frecuente ver a mujeres con medias y además gruesas.

El contexto

Bueno, no es lo mismo llevar unas medias para el trabajo que para un día de camping. Es importante saber a cuál evento vas a asistir, porque seguramente hay una diferencia en el vestir cuando vas a un funeral o cuando vas a una fiesta, contextos además que determinaran el diseño de la media.

Medias y tipo de calzado

Hay que tomar en cuenta que las medias no van con todo tipo de calzado, como por ejemplo sandalias o el zapato tipo PEEP TOE, es decir, aquel zapato que tiene su punta abierta. Con zapato cerrado es diferente, pues éste permite el uso de diversos tipos de medias. Recuerda que mientras más finas más elegantes.

Medias con vestido largo o vestido corto

El largo de una falda o de un vestido condiciona el tipo de media a vestir. Una falda larga va mejor con una media panty unicolor y sin estampados, en muchos casos color piel (NUDE) o negras. Mientras que una tipo fantasía quedará mejor con una falda corta.

La etiqueta de la media panty

  1. Las medias pantys siempre tienen que estar estiradas, porque no hay nada más feo y antiestético que unas medias caídas, arrugadas y además pierde todo tipo de sensualidad. Con toda la variedad, desarrollo tecnológico y materiales de las medias, no hay derecho a llevarlas erradamente.
  2. Carreras, medias corridas o idas. Las medias tienden a estropearse con cierta facilidad y las más finas son las más delicadas y un pequeño tropiezo con una silla o con las mismas uñas o anillos al ponértelas son suficientes motivos para que se te vayan las medias. Hay que ponérselas con cuidado y delicadeza.
  3. Color. Combinar las medias es importante para no desentonar. Hay que procurar llevar un color o un tono según el tono de nuestra piel como los colores del vestido.

Publicada en

Los Tipos de Tacón

¿Sabes qué tipos de tacones hay? Existe una gran variedad y una buena elección del calzado depende del tipo de outfit. Ciertamente, todo depende de los gustos de cada persona, pero los hay de más o menos centímetros, de plataforma, con un ancho determinado, de puntas estrechas o amplias o de un estilo concreto.

El Stiletto, también conocido como zapatos de salón, es uno de los zapatos más clásicos y su principal característica es su tacón de aguja, fino y alargado.

Son muy elegantes, estilizan, embellecen las piernas, y sin duda alguna son una apuesta segura cuando se busca sofisticación. Pero tiene una dificultad y que llevarlos no es tarea fácil por su normal inestabilidad, por lo que mejor su practicas en casa o mejor aún, toma un curso en una academia de modelaje para que sepas como dominar un tacón como toda una Miss.

El Peep toe, se impuso en los años 40 y es un zapato cerrado por detrás y que en su parte delantera tiene una abertura que permite ver los dedos del pie. Es perfecto para llevarlos con vaqueros o con faldas para actos diurnos o con vestidos para salir de fiesta por la noche.

El Mary Jane, también conocido como “Merceditas” (pero cuando no tienen tacón). Poseen una tira que se sujeta a un lado del empeine y se pueden encontrar con el tacón ancho o fino y con distintos tipos de punta. Si la tira lateral tiene otra que sale de frente y forma una T, se los denomina zapatos T Strap.

Los Kitten Heels, son zapatos de tacón fino y bajo o tacón “chincheta”. Por lo general, el tacón mide entre tres y cuatro centímetros, y resultan muy versátiles y pueden llevarse con todo tipo de look.

El Tacón cuadrado, tiene la gran ventaja que aporta más estabilidad al pie y debido a su ancho resulta más vistoso en mujeres con piernas largas y finas.

El Tacón cono, cuyo tacón parece un cono, lo podemos encontrar en distintos tipos de zapatos, de más o menos altura o con anchuras diferentes y se amoldan a todo tipo de eventos.

El tacón de cuñas. Se trata de una suela que forma una cuña, que suele resultar muy cómoda. Es frecuente en las sandalias, zapatos de invierno o botines y botas, y Aportan una imagen más casual.